Lecciones del open source sobre el trabajo en red

DNA - Open networksHace unos días, hablábamos con Odilas sobre la organización de proyectos en red y comentábamos sobre la poca experiencia que existe en el mundo empresarial con este tipo de proyectos. A raíz de esto, decidí escribir sobre un ejemplo de organización en red proveniente del mundo del código abierto, del cual se puedan obtener ciertas conclusiones.

En este caso, creo que el proyecto en red por excelencia, que ha roto muchos moldes y muchas de las teorías de gestión de proyectos existentes hasta la fecha, es el del propio sistema operativo Linux.

Erich Raymond, en su famoso libro La catedral y el bazaar hace un análisis del proyecto Linux. También he encontrado un interesante estudio de George Dafermos sobre el modelo de trabajo en red del proyecto Linux.

Al igual que Raymond, creo que el principal aporte que ha hecho Linus Torvalds, no ha sido el kernel de Linux, sino el modelo de desarrollo con el que lo ha construido.

Hasta el momento en que comenzó el proyecto de Linux, se creía que un software de la complejidad de un sistema operativo sólamente podía ser construido de la manera tradicional (estilo catedral). Sin embargo, Linus Torvalds demostró en la práctica que una estructura en red virtual compuesta por miles de desarrolladores dispersos por el mundo es capaz de crear un sistema coherente y estable, desafiando así la ley de Brooks: la complejidad y los costes de comunicación de un proyecto aumentan exponencialmente con el número de desarrolladores, mientras que el trabajo realizar aumenta linearmente.

El modelo jerárquico tradicional que se emplea en la inmensa mayoría de las organizaciones y proyectos parte de tres supuestos:

  • el entorno es estable.
  • los procesos son predecibles.
  • las salidas son definidas.

Cada vez más, los tiempos son turbulentos y los productos contienen una componente más importante de conocimiento, lo que hace que las jerarquías no sean los modelos más indicados. Se requieren modelos flexibles, y el modelo en red es la organización menos estructurada de la cual se pueda afirmar que mantiene algún tipo de estructura.

Sin embargo, para que se pueda formar una red, deben darse dos condiciones:

  • Una plataforma tecnológica común
  • Incremento del valor para todos los actores

En el caso de Linux, éstos principios se logran mediante lo siguiente:

  • El proceso de desarrollo es completamente transparente, fomentando un proceso de “selección natural” basado en la meritocracia. Quien esté mejor preparado para asumir una tarea, puede hacerlo.
  • Existen dos ramas de desarrollo de la plataforma tecnológica común (Linux): una estable y una inestable. Esto permite a los actores el explotar un sistema estable y robusto y a la vez reduce el coste para aquellos que buscan la innovación.
  • La licencia utilizada garantiza que todas las partes tienen los mismos derechos y ningún miembro de la red impone reglas o restricciones.
  • Todos los actores se benefician de la interacción: las empresas cuentan con un producto de calidad sobre el que ofrecer productos y servicios de valor añadido, y los usuarios y la comunidad pueden ser verdaderos propietarios de dicho producto.

Otros aspectos que Linus ha llevado al extremo son:

  • Tratar a tus usuarios como si fueran tu principal activo, cosa que curiosamente muchas empresas predican pero no lo viven. Es decir, hacerlos parte de la red. En palabras de Eric Raymond: “Los usuarios debidamente cultivados pueden convertirse en los mejores co-desarrolladores”.
  • Estar abierto a que las mejores ideas puedan venir de cualquier punto de la red. Y saber llevar dichas ideas aún más allá de donde sus originadores pensaron.

Aunque evidentemente hay muchos factores que sólo son posibles por tratarse de un proyecto sin fines de lucro, sin embargo creo que aplicando algunos de esos principios se pueden llevar adelante proyectos en red en un modelo de “coompetición” entre diferentes actores.

Buscando espacios de colaboración, tanto entre empresas, universidades y otros organismos, se conseguirían ahorrar costes de I+D e innovación y se conseguiría acelerar el desarrollo de productos. Finalmente, los usuarios de dichos productos también obtendrían más valor ya que la competencia se basaría en aportar valor añadido sobre una base común (mediante la especialización, el desarrollo de mejoras, la integración, etc.).

Como ejemplo de este tipo de trabajos en red en el mundo de las grandes empresas, el más claro exponente a mi criterio es Google con su plataforma Android. Además otras grandes empresas como Telefónica (con OpenMovilForum entre otros proyectos), Vodafone (con Betavine), Nokia (y Trolltech ahora parte de Nokia), Sun, IBM, etc. también están abriendose a este tipo de modelos de negocio, cada una con sus matices.

3 comments so far

  1. Management Info's on

    🙂

    Good read! Thank you!

  2. Odilas on

    Genial contrapunto a tu post anterior sobre PMbook. Un placer seguir en-redada contigo compañero

  3. […] para sus clientes, yo creo que no hay nada de malo en eso. Para que un ecosistema abierto prospere hay ciertas condiciones que deben darse, pero eso no implica que los participantes de esa red no puedan obtener beneficios económicos a […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: